Actualmente, la compraventa internacional se ha convertido en un pilar fundamental para el crecimiento y mantenimiento de la economía global. Lo que antes parecía ser un proceso difícil y destinado solamente para aquellas empresas con infraestructuras gigantescas, actualmente se ha convertido en un mecanismo de crecimiento para cualquier empresa. Gracias al internet y a la digitalización de todos los ámbitos empresariales, se puede comprar y vender de forma internacional sin siquiera tener que salir de casa u oficina.

contrato de compraventa internacional
Compraventa internacional

Contrato de compraventa internacional

Un contrato de compraventa internacional es un acuerdo, que puede ser verbal o escrito, entre un comprador y un vendedor, que posibilita la compra o venta internacional de un bien o servicio a cambio de un precio, que puede ser pagado también con un bien o servicio. Las compra y ventas internacionales se rigen principalmente por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías (CISG).

El método de transacción utilizado para la operación de compra y venta será diferente dependiendo principalmente del valor de la venta, la naturaleza del bien y la complejidad del acuerdo. A modo de ejemplo, no tiene la misma complejidad organizar la compra de un bolígrafo, que se puede realizar incluso de forma verbal, que organizar la compra de miles de bolígrafos, que, para gozar de toda la protección que otorga la ley, sería conveniente realizarlo mediante un contrato de compraventa escrito, para así evitar futuros posibles problemas que pueden surgir en este tipo de transacciones y poder explicar claramente a un juez cuales han sido las condiciones que se han pactado. Un contrato escrito hace fácil conocer y recordar con detalle los términos del acuerdo, y así saber exactamente en cada momento cual es el objeto del contrato y sus condiciones. Además, los contratos de compraventa deben estar redactados de tal forma que haga posible su comprensión por cualquier persona, sin necesidad de que sean expertos y conocedores en materias legales. Si su contrato está explicado de tal forma que le imposibilita su fácil comprensión de los términos del acuerdo, desde Swintfair le sugerimos que se ponga en contacto con nosotros o con un experto legal para así evitar futuros inconvenientes.

En la vida real, la gran mayoría de los contratos entre compradores y vendedores no se firman en un documento mediante la presencia de ambas partes, sino que casi siempre se hace de forma online, sin siquiera, en ocasiones, habiendo contactado las partes entre ellos. Los diferentes portales de internet, entre ellos Swintfair, ofrecemos la posibilidad de que estos contratos se lleven a cabo de forma segura y a distancia, sin que ambas partes estén presentes presencialmente ni tengan que tratar entre ellos.

Cláusulas de un contrato de compraventa internacional

En un contrato de compraventa internacional se pueden enumerar cláusulas de forma ilimitada. Pero generalmente, las cláusulas se enfocan en redactar la parte legal relacionada con la descripción del producto, el precio, las condiciones de entrega, los plazos y las condiciones de pago. A parte de estas, otras cláusulas que se encuentran en prácticamente todos los contratos son los siguientes:

Reserva de propiedad: la cláusula de reserva de dominio es una de las cláusulas más comunes de todo tipo de contrato de compra y venta. Establece que el vendedor conservará la propiedad de los bienes hasta que el comprador haya pagado el precio total de los objetos de compra, y, en caso de impago, podrá el vendedor reclamar la devolución de los productos. Existen diversas formas de cláusulas de reserva del dominio, unos más simples y otros más complejas, pero todos tienen la misma finalidad, proteger al comprador en caso que el vendedor no llegue a pagar la totalidad de los bienes.

Fuerza mayor: es habitual que todos los contratos tengan una cláusula de fuerza mayor, que exculpa a las partes de cualquier responsabilidad cuando existan circunstancias de difícil previsión que inhabiliten la correcta ejecución del contrato. Un ejemplo de ello podría ser que, en el caso del transporte terrestre, un terremoto acabe destrozando el camión que transportaba la mercancía.

Resolución de controversias: los contratos tanto nacionales como internacionales, además, pueden tener la cláusula de resolución de controversias, donde las partes eligen el método de resolución de las posibles controversias que puedan surgir, que puede ser principalmente mediante un mediador, arbitro o litigio. Además, las partes deberán escoger el lugar en el que se tratará la controversia, que se regirá principalmente por las leyes de dicho lugar salvo las partes hayan acordado lo contrario.

contrato de compraventa internacional ejemplo
Redacción de un contrato

Ejemplo de contrato de compraventa internacional

Realmente no existe un modelo específico para un contrato de compraventa internacional. Las partes son totalmente libres del contenido del contrato y sus condiciones, pero a modo de ejemplo, desde Swintfair siempre recomendamos que los contratos tengan y traten los siguientes puntos:

Precio: tenemos que fijarnos bien tanto en el precio como en las condiciones de pago. El precio acordado puede ser diferente al precio redactado en el contrato, ya que el vendedor puede no haber tenido en cuenta los diferentes impuestos a la hora de otorgar un precio, mientras que el comprador sí lo puede haber tenido en cuenta. Por ello, es fundamental observar al detalle el precio, para evitar futuras sorpresas.

Descripción de las mercancías: el contrato debe reflejar claramente una descripción detallada de las mercancías, que son el objeto principal del contrato. Se debe especificar detalladamente qué tipo de mercancía es y la cantidad, para que sepamos y tengamos controlado en todo momento lo que debemos enviar o lo que nos debe llegar.

Método de transporte: el método de transporte más utilizado es el transporte por avión o el transporte por carretera. El país exportador mundial por excelencia es China, por lo que en la mayoría de las ocasiones utilizan una combinación de varios transportes para que la mercancía llegue a sus destinatarios. Este punto debe estar redactado en el contrato.

Inspección previa al envío realizada por terceros independientes: es un método muy utilizado sobre todo en la compra de bienes que se encuentran en países como China. Se contrata a un tercero externo para que revise la mercancía antes de que sea enviada. Normalmente no se revisa toda la mercancía, sino que se toma como muestra una parte de esta.

Inspección y rechazo post-envío: los compradores deben tener un tiempo, después de recibir la compra, para que puedan rechazarlo en caso que no estén de acuerdo con la mercancía recibida. El contrato especificará el tiempo que dispone el comprador para hacer uso de este derecho.

Garantías: hace referencia a los términos y condiciones que deben ser negociados por el comprador y el vendedor e incluidos en el contrato de venta.

Incoterms: Los incoterms identifican de que y en qué situaciones son responsables el comprador y el vendedor. Puede leer más acerca de los incoterms haciendo clic aquí.